De como mejoré mis fotografías gracias a los tutoriales de Photoshop

La verdad que siempre me ha encantado la fotografía y todo lo que rodea a ese mundillo. No soy ninguna profesional ni nada que se le parezca, pero llevo mucho tiempo leyendo e incluso tengo una sencilla cámara réflex que mis padres me regalaron el año pasado. Una Canon 600D con un objetivo 18-55 IS.

photoshop6

La Canon EOS 600D, la cámara que orgullosamente poseo

El pasado verano, tratando de mejorar mi técnica como fotógrafa y con la intención de hacer fotografías más bonitas, me dio por buscar en Internet trucos e información y lo que más me sorprendió al hablar con otras personas, era que la mayoría dedicaban una buena parte de su tiempo en retocar las imágenes antes de mostrarlas en público normalmente en algún foro o galería, ya que de esta forma mejoraban enormemente la calidad de las mismas dejándonos a todos con la boca abierta y alucinados. Ahora podía entender como yo era incapaz de obtener esos resultados con mi cámara cuando estaba haciendo exactamente lo mismo que ellos y el equipo fotográfico usado era el mismo, así que decidí lanzarme a la aventura de aprender un poquito de lo que significa el retoque fotográfico.

Antes de nada, debo comentaros que si queréis retocar una fotografía, es necesario descargarse un buen programa de edición de imagen que os permita hacer todo lo que necesitéis y lógicamente, programas los hay a miles en internet, pero si hay dos editores de imagen que destacan con luz propia sobre el resto, esos son Lightroom y Photoshop. Son los que la mayoría de fotógrafos usan y eso es por algo. Su uso es bastante sencillo pero si nunca habéis trabajado con un programa tan completo y profesional como estos dos, lo recomendable es que busquéis en internet alguna página con buenos Tutoriales Photoshop. Ahí encontraréis todo lo que necesitáis para convertiros en todos unos grandes profesionales del retoque fotográfico y hacer que vuestras imágenes sean un millón de veces más bonitas en apenas unos segundos que eso es también muy importante.

photoshop7

Imagen de la interfaz de Photoshop, el mejor software de retoque fotográfico

No os voy a engañar y a ocultar que si la fotografía que hagáis con vuestra cámara es desde un principio mala con avaricia, por mucho que tratéis de retocarla en Photoshop, nunca vais a conseguir milagros. Por eso que es importante que tratéis de hacer las cosas bien desde un principio con la cámara y para eso, adquirir unos mínimos conocimientos en Fotografía   es también muy necesario. Las dos cosas son fundamentales pero si conseguís trabajar ambas, en pocas semanas os haréis unos fotógrafos maravillosos y me estaréis agradeciendo estos pequeños consejos.

Yo por suerte ya lo estoy consiguiendo poco a poco. ¿Y vosotros? :)

Roomba o no Roomba. Esa es la cuestión (del robot aspirador)

Estas pasadas fiestas, como muchos, me he estado planteando comprar un robot aspirador. (Que al final, por cierto, sí he acabado comprando). Como no tengo mucha idea de estos electrodomésticos tuve que hacer un breve pero intenso aprendizaje en la red. Son unos aparatos con sus peculiaridades, que hay que conocer para hacer una buena elección, y, para colmo, existen mil y un modelos y tecnologías distintas propias de cada marca de robot aspirador. Una de mis principales cuestiones era: ¿Me compro un archiconocido Roomba o apuesto por otra marca?

Bien este breve artículo quiere precisamente dar argumentos a favor y en contra de los Roomba, puesto que ésta creo que es una cuestión a la que se enfrenta casi cualquier persona que desee comprarse un robot aspirador. Vamos allá:

  • Los Roomba de iRobot tienen la mayor cuota de mercado en lo que a robots aspiradores se refiere. ¿A qué se debe? En mi opinión a su eficiencia. Según las pruebas y análisis, son robots aspiradores muy eficientes, probablemente los que más lo son de todo el mercado.
  • Su sistema de navegación, por contra, no es excepcional. Algunas marcas, como Neato Robotics, tienen sistemas de navegación mucho mejores que son capaces de escanear mediante láseres las habitaciones y conocerlas al milímetro. Estos robots, al conocer perfectamente la habitación y sus dimensiones, crean un patrón de limpieza matemático y muy exacto. Los Roomba, en cambio, se mueven aleatoriamente y sin demasiado orden. De hecho los Roomba también se hacen un mapa “mental” de las estancias, pero lo hacen calculando las distancias entre choques y su dirección de movimiento. Es decir, mapean el espacio a partir de lo que descubren con sus movimientos aleatorios.
  • Los Roomba de gama media-alta incluyen todos filtros HEPA de serie, lo que es muy atractivo para alérgicos, pues purifican el aire y lo dejan más limpio y puro. Por otro lado estos filtros también evitan que se acumule polvillo fino sobre los muebles, pues son capaces de filtrar las partículas más pequeñas que, de esta forma, no serán expulsadas por el robot.
  • Los Roomba con su tecnología Dirt Detect, emplean sensores ópticos y acústicos para detectar suciedad. Y, de hecho, este sistema funciona de maravillas. El robot incide más allá donde encuentra acumulaciones de residuos.
  • Estos robots también son capaces de volver solos a la base de carga cuando se quedan sin energía, pero no son capaces de recordar el punto exacto donde dejaron el trabajo para reanudarlo (característica que sí tienen algunos modelos de la competencia).
  • Casi todos los modelos de Roomba ya son programables, lo que significa que son capaces de ponerse a limpiar solos los días y horas que tu le indiques, sin necesidad de intervención humana. Esto sin embargo, es una característica que la mayoría de modelos de la competencia de gama media también incluye.

Y os preguntaréis ¿pero al final te compraste un robot aspirador Roomba? Pues sí, la verdad es que sí. Aunque no son robots aspiradores perfectos sí que tienen ciertas ventajas respecto algunos modelos de la competencia; ventajas que, en mi caso prefería. Después de leer mil y una comparativa de Roomba, me dicidí por el Roomba 780, puesto que encontré una muy buena oferta en Amazon. Ahora por ahora, aunque hace poco que lo tengo, no puedo decir más que ha sido una gran compra e inversión.

Vender un teléfono móvil usado, antiguo o viejo

Vender un teléfono móvil usado. El reciclaje de terminales

Es evidente que en la actualidad las sociedades modernas crean cantidades enormes de aparatos electrónicos. Su vida útil es efímera, muy corta, cortísima, e, inevitablemente, acaban muriendo de viejos y copamos los basureros de móviles, ordenadores, televisores… que ya no nos sirven ni utilizamos. (Este escrito te puede interesar especialmente si estas buscando vender movil al mejor de los compradores posibles).
Sin lugar a dudas el hecho más evidente es el de los terminales móviles. El tiempo que tarda uno de estos aparatos en quedare obsoleto es muy pequeño, y cada vez se reduce más a medida que avanza el tiempo. Según explica la Wikipedia en España desde el año dos mil seis hay más terminales móviles que individuos en nuestro país: ni más ni menos que unas 52.000.000 de líneas. Es asombroso. Es una enorme cantidad de material electrónico que incluso resulta difícil de imaginar.

vender moviles usados
A nivel europeo principalmente, y ante esta situación que afecta tanto a nuestra sociedad como a todas las minimamente desarrolladas, hace años que surgieron compañías que compran teléfonos móviles usados e incluso otra material electrónico, como cámaras o tabletas. Algunas veces los reparan, los limpian y reacondicionan y los trasladan a zonas emergentes que necesitan teléfonos baratos, como la India o países de Oriente. En otras ocasiones los desmontan y aprovechan los componentes electrónicos usados que sin duda, vista la densidad de componentes, son muchos (y valiosos). En definitiva, lo que hacen estas empresas que se dedican a comprarte el móvil usado, entre otras cosas, es dar una segunda vida y oportunidad a toda nuestra basura electrónica, contribuyendo al entorno natural y al aprovechamiento de residuos que generamos.
Podemos decir que hay dos motivos por el cual estas compañías están proliferando y consiguen ser exitosas. El primero de ellos se ubica en el gran precio de muchos de los materiales y piezas utilizados en la realización de los productos. El segundo, en la escasedad de ciertos minerales, utilizados para la fabricación de los componentes (y, por ende, imprescindibles para el desarrollo tecnológico). Mismamente, su labor también se focaliza en transformar o vender los teléfonos que están en buen estado; pero también los compran rotos o averiados, puesto que todos ellos tienen un valor.

A esto, como se ha dicho anteriormente, también contribuye que la lucha entre las operadoras de telefonía se vuelve más feroz y los terminales móviles se cambian más frecuentemente. Es decir, las operadoras de telefonía son las principales interesadas en que renovemos nuestros terminales cuanto más temprano mejor, pues tienen intereses económicos en ello. Como consecuencia de esta situación y de los paradigmas expuestos, el mercado de teléfonos usados y de materiales electrónicos está en auge y, según se preveé, seguirá estándolo por muchos años más (explica el New York Times). Ya sea porque la etapa de lanzamiento entre generaciones de dispositivos móviles es cada vez menor (ésto es fácilmente comprobable y todos somos conscientes de ello), lo que propicia a renovar de modelo. También es verdad que muchas veces, y más ahora con la crisis económica por un apretón de ‘tesorería’ o de economía familiar nos vemos obligados a obtener algún ingreso extra. Lo cierto es que cada vez más usuarios deciden vender los terminales viejos, que todos acumulamos por algún lugar de nuestras casas u oficinas, causa por la que están surgiendo en la red empresas que compiten entre ellas y prometen ofrecer la mejor cantidad que la competencia, o pagar en menor plazo, o hacer una mejor valoración del terminal que les vendemos.
Lo más interesante de esta situación para el ciudadano de a pié es que estas empresas pagan bastante dinero por los terminales móviles viejos, más, por ejemplo, que muchas tiendas de segunda mano que podemos encontrar por las calles de nuestra ciudad. Acorde con mis investigaciones, es muy difícil vender el móvil por otras vías y conseguir sacar más dinero (o hacerlo más rápidamente) que negociando con estas empresas. La mayoría son multinacionales (a excepción de alguna que puede ser únicamente española) con visión sostenible del medio ambiente y colaboraciones frecuentes con ong’s y fundaciones que pretenden proteger el medio ambiente, que incluso te mandan gratuitamente una empresa de mensajería cuando tu les digas a tu vivienda a recoger los teléfonos que les quieras vender.
En definitiva, si en un rincón de tu casa guardas teléfonos usados (como la mayoría de población) te recomiendo que no esperes más a que sigan desvalorizándose y acumulando polvo. En esta página web que te recomiendo (http://vendermovil.info) verás más información y comparativas muy útiles sobre cuáles compañías te van a dar más efectivo por tu teléfono viejo, en cuánto tiempo te van a pagar y cuáles tienen mejores opiniones de los visitantes.

Como curiosidad en el vídeo que enlazo más abajo podéis ver el anuncio de una empresa extranjera que se dedica a comprar móviles usados. Aunque no opera en España, no deja de ser divertido :)

Si tenéis cualquier duda o pregunta ya sabéis que estaré encantado de responder a los comentarios!